martes, 11 de diciembre de 2012

El sur tiene su encanto


Por Juan Fernández y Adrian Sotelo

El éxito de la segunda edición de la Noche de los Teatros da cuenta de un proceso de crecimiento cultural en la zona sur del Gran Buenos Aires que no sólo se ve reflejado en las expresiones escénicas, sino también en otras vetas artísticas.
Con la formación de la Red Teatral Sur (RTS), la movida under de la zona alcanzó el impulso que hace años estaba necesitando. En los últimos años proliferaron muchos centros culturales y se hicieron más conocidos otros tantos que vienen ofreciendo una variada propuesta artística desde hace décadas. La RTS surgió del seno de los propios artistas bajo dos necesidades: fortalecer los vínculos entre las diferentes salas y actores; repartir más equitativamente los fondos provenientes de diferentes organismos estatales, principalmente del Instituto Provincial del Teatro (IPT).

La Red de la movida under

Con la primera edición de La Noche de los Teatros, en noviembre de 2011, nació la Red Teatral Sur la cual está compuesta por más de ochenta miembros entre grupos de teatro, investigadores y salas del conurbano bonaerense; abarca las regiones de Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Esteban Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela, Lanús, Lomas de Zamora, Quilmes, Presidente Perón y San Vicente.
El disparador para su creación fue la sanción de la Ley Provincial del Teatro Independiente - ley 14.037 - a través de la cual se creó el Consejo Provincial de Teatro Independiente destinado a “planificar políticas de apoyo y fomento de la actividad, y administrar los recursos de un Fondo Especial , compuesto principalmente por un porcentaje de los premios prescriptos del Instituto Provincial de Lotería y Casinos , que debe aplicarse en formato de subsidios y programas, a lo largo de toda la provincia” de acuerdo a lo expuesto en el sitio web de la red.
Tres son los ejes sobre los que se concentra la actividad de la Red: la comunicación, la capacitación y la convocatoria a los espectáculos. “La idea es que la gente conozca que en sus barrios hay salas de teatros en donde se ofrecen muchos espectáculos y de mucha calidad”, considera Leila Kancepolsky, integrante de la comisión directiva del Galpón de Diablomundo. Por ello, con el nacimiento de la RTS se lanzó la página de la red - www.redteatralsur.com.ar – a través de la que se busca que los posibles espectadores accedan rápida y dinámicamente a la información sobre la producción de las distintas artes escénicas. Por otra parte, dos programas principales son los que lleva adelante la red: por una parte la Capacitación en Gestión para Teatristas, que intenta aportar a la producción y gestión de las salas y busca articular espacios comunes entre artistas de la región y de otros círculos teatrales, y por otro lado la Capacitación sobre Lenguaje Escénico, un plan que busca conjugar las propuestas escénicas con los recursos técnicos disponibles en las salas. El último de los tres ejes que guían la actividad de la red tiene que ver con la llamada “formación de espectadores”. A través del proyecto “Mundos (Im) posibles” se intenta atraer jóvenes a las salas, muchos de los cuales “nunca en sus vidas pisaron un teatro”, como afirma Kancepolsky.

Telones abiertos

La Noche de los Teatros apunta a lograr la “visibilidad” de la oferta de producción artística de la región y llevar el teatro al barrio con el fin de darle batalla a la hegemonía cultural que siempre se quiso imponer desde la Ciudad de Buenos Aires. Un estudio de la investigadora Patricia Devesa reveló que el 92 por ciento de los chicos que se encuentran dentro del sistema educativo no habían asistido a una función teatral, mientras que el 74 por ciento de los docentes consultados tampoco había ido al teatro. Las razones son diversas: la gente piensa que la entrada es cara, que tiene que viajar hasta Capital Federal para poder asistir a una función, que lo que se da en las salas es “aburrido” y que el teatro es para un grupo reducido de cultura de elite. Con el objetivo de combatir estos resultados, los teatros independientes de la zona abrieron gratuitamente sus salas y con un gran éxito. “Se calcula que hubo más de 2 mil espectadores contando todas las salas”, manifestaron desde la RTS luego de la segunda edición de la Noche de los Teatros.
La edición de este año, que conmemoró el año del lanzamiento del sitio web, contó con más de 15 obras que se dieron simultáneamente en 10 localidades del conurbano sur. Las salas que abrieron sus puertas fueron el Teatro de los Sueños, el Galpón de Diablomundo, el Teatro de las Nobles Bestias, el Banfield Teatro Ensamble, Espacio Disparate, el Teatro de las Memorias, Espacio Mu, La Luna Varieté, Ceta Espacio Escénico, Superarte, Cultura del Sur, el Teatro Don Bosco y Artenpié. Por su parte, algunos de los grupos teatrales que dijeron presente fueron Jícara, Sonrisa de Ojera a Ojera, los títeres de Bigote de Monigote, El Canto de la Oveja, Identidad Sur, La Colmena y Cultura itinerante El Barriazo.
“A diferencia del año pasado, vimos que se acercó más gente y, sobre todo, gente que no siempre viene a las salas” asegura Mariana Lozada, representante del Consejo Provincial de Teatro Independiente por el Conurbano sur e integrante del grupo teatral El disparate Violeta. Para Lozada “el hecho de que sea gratuito colaboró con la cantidad de gente, hizo que se animaran”. El éxito también se vio reflejado en el sitio web de la red: “600 visitas contamos ese día, lo cual fue un reflejo de lo que terminó pasando”.

Artistas itinerantes

Si bien la RTS lleva un año de vida y tiene grandes proyecciones a través de todos los proyectos que se están haciendo, la movida cultural en el sur lleva décadas y las relaciones entre los distintos artistas y espacios va mucho más allá de lo institucional.
 “Se dan redes donde hay pequeños intereses personales que se conectan”, reflexiona Marcelo Federico de Espacio Mú. Este espacio, que a la vez es su propia casa, alberga la llamada Fiesta Lúdica en la que se amalgaman los espectáculos musicales, teatrales y plásticos con una propuesta que busca que la gente “juegue”, ya sea creando figuras con diferentes materiales o escribiendo palabras en la pared con imanes, entre otras actividades. Según Federico, las lúdicas se hacen “para romper el miedo que tiene uno a participar”. De esta manera, la barrera entre el espectador y el artista se quiebra para darle lugar a otro tipo de interacción más genuina.
Al igual que Federico, Jorge Peluffo, de Cultura del Sur, afirma que “la relación es itinerante según la necesidad, según lo que se hace”. Yendo más allá, Kancepolsky considera que existe “una relación personal también” con los miembros de las otras salas, por lo que el intercambio de obras y la participación de actores de un teatro/grupo en otro espacio es frecuente. El caso del Teatro Kabeza, una varieté llevada a cabo por Patricio Gallardo y Darío Sorraieta es ilustrativo: este año llevaron su obra al Galpón de Diablomundo, al Teatro de las Nobles Bestias y cerrarán el año en el bar Ludoviko.
A pesar de esto, un problema en común que tienen casi todos los centros culturales es el de la convocatoria: hay funciones que deben ser levantadas por no cumplir con el mínimo de asistencia del público o, más comúnmente, funciones con una baja convocatoria. Por esto, y más allá de los esfuerzos de los mismos espacios, lo que se necesita según Junior Cross del Teatro de las Nobles Bestias es “publicidad, habilitaciones, políticas serias de teatro” (Ver entrevista principal).

El tira y afloje con la política

Siento que no hay voluntad desde el Municipio de Lomas de Zamora para que los grupos emergentes tengan realmente una estructura como para poder laburar”, opina Cross. La intendencia de Martin Insaurralde abrió a mediados de este año el Teatro Municipal, a cuya inauguración asistieron representantes de varios teatros independientes de la zona. “Creo que hay ganas, todavía no se ve demasiado en lo real”, sostiene Kancepolsky. Las relaciones entre los teatros independientes y el gobierno – nacional, provincial y municipal – siempre fueron de “tira y afloje”. Si bien municipios como los de Lomas de Zamora o Almirante Brown intentan dar una imagen cultural de la zona, no es mucho lo que hacen realmente por las salas y por los artistas locales. Peluffo considera que “hay un interés del gobierno en canalizar la arista cultural y meterse en ese ámbito. Por eso abrieron el Centro Padre Mujica y ese boliche No me olvides” y subraya tajantemente: “(El vicegobernador Gabriel)Mariotto pone guita donde hay una afinidad política y nada a los que mantienen su actividad en forma independiente. Eso es muy claro.”
El hecho de que las habilitaciones que se otorgan desde el Municipio sean iguales para los teatros independientes que para cualquier tipo de comercio genera que siempre haya problemas. El bar Ludoviko tuvo que cerrar sus puertas a mediados de este año por este problema y Cultura del Sur vivió una experiencia similar en 2011. “Nos levantaron la clausura producto de que nos juntamos e íbamos a movilizarnos”, asegura Peluffo, para quien esa experiencia marcó un antes y después en la relación de ese centro cultural con los otros de la zona.
Las expectativas de los integrantes de los centros culturales puede resumirse en las palabras de Peluffo: “Espero que el gobierno apoye los lugares que tienen una posición política independiente de este gobierno o del que venga después, que haya un apoyo real y no sea todo propaganda o promesas vacías”.

El resurgimiento como una necesidad

“Me visto como cualquier día y cocino en el horno de barro como cocinaría para mí y para mi familia”, comenta Federico quien abre las puertas de su casa para recibir no sólo a los vecinos del barrio sino también a músicos, actores, pintores, fotógrafos y demás artistas amigos.
Si bien hay espacios de larga y reconocida trayectoria como el Banfield Teatro Ensamble o el Galpón de Diablomundo, hay otros que proliferaron en los últimos años con variadas propuestas y a partir de ciertas inquietudes, como sucedió en el caso de Cultura del Sur que nació, según Peluffo, de “una necesidad de un grupo trabajadores de la cultura de hacer lo que hacíamos, de laburar y de también fusionar un poco distintas disciplinas que muchas veces se muestran por separado”.
Un punto nodal son los lazos que se fueron formando entre los distintos artistas: muchos de ellos son familia o amigos íntimos de hace años que, premeditada o fortuitamente, terminaron juntos en algún proyecto. Un ejemplo de esto es la Familia Musyrka, un espectáculo infantil que combina clown, música y humor y que está compuesto por tres parejas de amigos de toda la vida.
Muchos de los artistas aseguran que existen motivos subyacentes que explican el por qué de este resurgimiento cultural en esta parte del mapa: “En una sociedad que vive yendo a psicólogos para poder generar espacios para pensar y repensarse, el teatro es un espacio de esos”, afirma Cross. En concordancia, Kancepolsky reflexiona que el teatro surge como “otra propuesta que no sea la tele, el cine, McDonalds, el Facebook” y enfatiza la creciente necesidad de “recuperar las calles”. Florencia Menéndez, una pintora de Temperley, organiza desde hace tres años el encuentro “Arte a la calle” en la puerta de su casa, donde corta la calle por una tarde para que artistas, amigos y vecinos del barrio se acerquen a compartir una merienda y una jornada artística. El Galpón del Diablomundo tiene un proyecto llamado “El Galpón sale a la plaza”, en el que todos los segundos domingos de cada mes los distintos talleres que integran el espacio realizan sus actividades en la Plaza Colón de Temperley con propuestas abiertas a la participación del público.
Una necesidad de mostrar lo que se hace, de abrir las propuestas al barrio y de romper con esa tradición que dice que para ver un buen espectáculo hay que ir al centro de la ciudad, se hace carne en los artistas del conurbano sur del Gran Buenos Aires. Artistas de las más variadas disciplinas que vienen trabajando hace años con la mayor profesionalidad posible y con propuestas de alta calidad que, por cuestiones de publicidad o prejuicio, no logran aún llenar las salas.
El nacimiento de la Red Teatral Sur y la edición de la Noche de los Teatros son expresiones de esa lucha que se viene dando hace años, ahora con vías un poco más institucionalizadas, pero no por ello menos intensa. Se busca que los vecinos se adueñen de los espacios artísticos independientes y que encuentren otras formas de entretenimiento que vayan más allá del solitario uso de las nuevas tecnologías. Se busca, en definitiva, que se recuperen esos lazos de comunidad que parecerían haberse roto o que muchos pretendieron romper en el pasado. Experiencias como las de en esta parte del mapa demuestran que el arte, lejos de haberse perdido, está cada vez más fuerte y que cada vez más gente descubre este mundo que vale la pena vivir.

jueves, 6 de diciembre de 2012

Glifocidio


La empresa estadounidense Monsanto no solamente es conocida por ser la empresa que revolucionó el mercado agrícola global sino también porque sus productos son de los más dañinos para el medio ambiente y para la salud humana.
Si bien nació como una industria dedicada a lo químico, a partir de los 70´s vieron el negocio en la elaboración de productos para la agricultura estrechamente ligados con la biotecnología. Fue así que empezaron a producir, entre otras cosas, semillas genéticamente modificadas y lanzaron al mercado su producto estrella: el RoundUp, más conocido por estas tierras como el Glifosato.
El Glifosato es un potente herbicida no selectivo cuya función es eliminar las hierbas y los arbustos perennes. El uso de este agroquímico está ligado al modelo llamado “siembra directa” que emplea masivamente herbicidas sobre cultivos transgénicos resistentes a los mismos.
En 1996 Monsanto empezó a comercializar, bajo las siglas RR (de RoundUp Ready), cultivos modificados genéticamente como maíz, trigo, algodón y soja. Estos cultivos fueron específicamente diseñados para tolerar el glifosato y se concentran mundialmente en tres países: los Estados Unidos, Canadá y Argentina.

El monstruo en suelo argentino

Si bien Monsanto desembarcó en nuestro país en 1956 con la inauguración de la Planta de Zárate para la producción de plásticos (que no es la única ya que hay plantas en Pergamino, en Rojas y próximamente en la localidad cordobesa de Malvinas Argentinas), el gran paso se dio en 1996 cuando el gobierno autorizó la incorporación de la soja RR. A partir de entonces la soja transgénica empezó a tener cada vez mayor injerencia en la macroeconomía del país hasta convertirse en uno de sus pilares. La utilización del glifosato fue vital en este crecimiento dado que permite cultivar más y con menores costos.
Ahora bien, este herbicida es de uso legal y es aprobado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) cuya resolución 350/99 indica que su uso es de “improbable riesgo agudo”. Lo llamativo es que no es este organismo el que se encarga realizar los ensayos toxicológicos sobre los pesticidas que se utilizan en nuestro país: son las empresas agroquímicas las que los hacen a través de sus laboratorios propios. En tanto y en cuanto los laboratorios cumplan con los “requisitos administrativos y técnicos” y estén debidamente inscriptos en la red del organismo, el SENASA solo se encarga de evaluar los resultados de los análisis ya realizados. Monsanto Argentina SAIC es el laboratorio que se encarga de analizar el impacto del glifosato y el acetocolor a pesar de que el art. 9 de la resolución 736/06 del SENASA dictamine que “los laboratorios autorizados deberán abstenerse de efectuar análisis sobre material proveniente de cualquier empresa con la cual mantengan algún tipo de vinculación o dependencia que pueda afectar su independencia de juicio”.
Esto sucede ante la ausencia de una legislación nacional que regule el uso de agroquímicos y por la insuficiencia de informes epidemiológicos oficiales que den cuenta del real efecto de estos productos sobre el medio ambiente y la salud de las personas.

Herbicida homicida

Estudios sobre los efectos del glifosato fueron realizados por la Universidad de Caen y el Centro Nacional de Investigación de Roscoff, ambos de Francia, la Universidad de Pittsburg (Estados Unidos), la
Universidad Nacional de Rosario y de la Universidad Nacional del Litoral. Sin embargo, los dos de mayor impacto fueron los del docente, investigador de la UBA y del CONICET Andrés Carrasco, elaborado en 2009, y el de Greenpeace dado a conocer a mediados del 2011.
El trabajo de Carrasco fue publicado en la revista científica Chemical Research in Toxicology e indica principalmente que el glifosato puede producir “malformaciones neuronales, intestinales y cardíacas en los embriones humanos”. Además, el ex científico del Ministerio de Defensa denunció que “el glifosato también está asociado a un aumento significativo de casos de leucemia en chicos menores de 15 años, entre otros trastornos que nuestro sistema sanitario no se ha ocupado de investigar epidemiológicamente en profundidad”. Este trabajo se ganó el repudio de Monsanto, de la embajada estadounidense y de funcionarios de las provincias donde se utiliza activamente el herbicida.
El informe titulado Tolerancia a herbicidas y cultivos transgénicos. Por qué el mundo debería estar preparado para abandonar el glifosato, publicado por la ONG Greenpeace advierte que la exposición de las personas al glifosato se vincula con efectos crónicos reproductivos (defectos de nacimiento), cáncer, neurológicos (puede causar el mal de Parkinson) y efectos agudos por el uso directo del producto por los agricultores o por la exposición de los habitantes. “El glifosato interactúa con la química y la biología del suelo, provocando una serie de impactos que incluyen la reducción de la nutrición de las plantas y el incremento su vulnerabilidad a las enfermedades. El glifosato también puede lixiviarse hacia aguas superficiales y subterráneas, donde puede dañar la vida silvestre y, posiblemente, terminar en el agua potable”, subraya el informe.

Ituzaingó Anexo: sentando jurisprudencia

Hace diez años un grupo de mujeres del barrio cordobés Ituzaingó Anexo denunció que había numerosos casos de malformaciones en niños, bebés nacidos muertos y decenas de casos de cáncer y enfermedades autoinmunes. En 2008, el entonces subsecretario de Salud de la provincia, Medardo Avila Vásquez, denunció a los productores por considerar que fumigaban al lado del barrio, a pesar de que la ley 9164 de agroquímicos prohíbe la aplicación aérea de determinados productos usados en las plantaciones a corta distancia de la población urbana.
Haciéndose eco de este caso, a principios de 2009 la presidenta Cristina Fernández firmó el decreto 21/2009 a través de la cual creó la Comisión Nacional de Investigación de Agroquímicos (CNIA) con el fin de investigar las relaciones entre las fumigaciones y las enfermedades denunciadas por los habitantes de los pueblos cercanos a grandes plantaciones de cultivos. Sin embargo, un año después la Defensoría del Pueblo de la Nación emitió un comunicado en el que cuestionó a la CNIA por no “cumplir de modo sostenido en el tiempo con la manda presidencial que la convocó para la investigación, prevención, asistencia y tratamiento en casos de intoxicación o que afecten a la población con productos agroquímicos”.
Más allá del interregno de la CNIA, el caso del barrio Ituzaingó Anexó tuvo su juicio en agosto de este año cuando la Cámara del Crimen de Córdoba impuso tres años de prisión condicional al productor Francisco Parra y al piloto Edgardo Pancello. De esta manera, se concretó el primer proceso judicial de la historia latinoamericana contra productores y fumigadores acusados por contaminación ambiental.

La Leonesa y otros pueblos en lucha

A mediados del 2010 un juez provincial suspendió las fumigaciones de arroceras por noventa días en la localidad chaqueña de La Leonesa y ordenó a la provincia un estudio sobre los efectos del glifosato en esa población. La Comisión Provincial de Investigación de Contaminantes del Agua publicó un informe en
el que señaló que en los últimos diez años en La Leonesa se triplicaron los casos de cáncer en niños menores de 15 años y se cuadruplicaron los casos de malformaciones en recién nacidos, lo cual coincidió con el auge de la explotación de arroz transgénico en la zona. En marzo del mismo año, gracias a una querella impulsada por residentes de Santa Fe, un tribunal regional prohibió aplicar glifosato cerca de las áreas pobladas.
En Tucumán los vecinos protestan contra la instalación de la Estación Experimental de Monsanto, que busca entrar en la provincia norteña con la producción de soja y maíz. Asimismo en Pergamino alertan la existencia de contaminación ambiental producida por el amoníaco liberado por la planta allí instalada.

Una nueva planta y un futuro incierto

El 15 de junio de este año, Cristina Fernández de Kirchner anunció en el Consejo de las Américas celebrado en Nueva York que Monsanto invertirá casi 2 millones de pesos para instalar una nueva planta para la producción de maíz en la localidad cordobesa de Malvinas Argentinas. Sin bien el anuncio exaltó la importancia de la inversión para el plan industrial (crearía 400 puestos de trabajo) y para el plan agroalimentario 2020 no fue bien recibido por los vecinos de la localidad ubicada en el Gran Córdoba. En este sentido la Sala 2ª de la Cámara del Trabajo de Córdoba ordenó dar trámite al amparo presentado por el Club de Derecho, junto con vecinos de Malvinas Argentinas, para frenar la instalación de la planta.
Al igual que sucede en Chaco, Santa Fe, Tucumán y Buenos Aires, son los mismos vecinos quienes se oponen a que Monsanto se instale en sus localidades. La fama que se hizo la empresa, a la cual poco parece interesarle el impacto de sus producciones artificiales sobre el ambiente y la salud humana, genera que los pueblos de aquí y de otras partes del mundo se revelen contra el glifosato y cualquier otro producto que ofrezca esta multinacional. Tener afinidad con los gobiernos, empezando por el de los Estados Unidos, elaborar ellos mismos los análisis toxicológicos, hacer lobby con los medios de comunicación y vender productos que benefician principalmente a los sectores más pudientes de las sociedades generan que todo lo que se diga contra Monsanto y su estrella el Glifosato sea desmentido o silenciado. Mientras tanto miles de pueblos siguen sufriendo los efectos a corto y mediano plazo de los productos de una empresa que busca maximizar las ganancias en desmedro de la salud de la población y del planeta.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Como la melodía manda

Luego de más de cuatro años de idas y vueltas, la llamada Ley de Música fue aprobada por ambas cámaras del congreso.
El proyecto, que surgió del seno de distintas agrupaciones – lideradas por la Unión de Músicos Independientes (UMI) – y músicos autónomos, fue llevado al congreso por el diputado Eric Calcagno. El punto principal de la iniciativa consiste en la creación del Instituto Nacional de la Música (INAMU), un organismo autárquico a través del cual se buscará “federalizar el fomento a la producción del país”, de acuerdo a lo expuesto en el sitio web de Músicos Autoconvocados.
Si bien el debate por los derechos de los músicos en relación a las discográficas tiene tanto tiempo como este tipo de compañías, el disparador que hizo pensar a quienes elaboraron el proyecto que era factible su concreción fue la derogación en 2005 del decreto 520/05. Éste, sancionado en 1958, exigía a los músicos dar un examen de aptitud ante un jurado de notables para poder ser considerado “profesionales”. Solo a partir de entonces podrían acceder a los derechos que garantiza el Sindicato Argentino de Músicos  (SADEM).
Integrantes de Músicos Autoconvocados, liderados por Diego Boris, entendieron la medida del ejecutivo como un gesto de apertura, por lo que a partir de 2006 formaron comisiones con el objetivo de elaborar un proyecto que reivindicara los derechos de los músicos nacionales y que buscase dar oportunidades a distintos artistas con poca o mediana llegada al público.
La propuesta busca mejorar las condiciones laborales de los músicos, distribuir equitativamente los recursos económicos y materiales provenientes del estado y darle herramientas a la sociedad para que promueva políticas culturales. En este sentido, se busca la creación de los llamados Circuitos Estables de Música en Vivo en cada región del país, la posibilidad de mejorar la difusión de la música nacional en los medios de comunicación y la formación integral de los músicos tanto desde lo intelectual/técnico como desde el conocimiento de sus derechos laborales. Se buscará también, a través del Circuito Cultural Social, acercar distintas expresiones musicales a los lugares y sectores de escaso acceso a estas manifestaciones del arte. El financiamiento, que en principio está garantizado por el Art. 97 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, será dividido en dos partes: por un lado se asignarán subsidios y créditos de forma tradicional, mientras que por otro lado se buscará proveer de herramientas a los músicos para que puedan desarrollar su actividad sin tener que recurrir a las grandes compañías discográficas: se darán vales para fabricar discos, para grabar, para masterizar, para imprimir gráfica, para difundir, entre otros recursos.
Si bien las experiencias del INCAA y del Instituto del Teatro (INT) sirven como ejemplo de gestión, el INAMU intentará no caer en el mero otorgamiento de subsidios económicos que muchas veces tienen otros fines por falta de control - tal es el caso del INCAA - así como también buscará descentralizar la actividad artística a través de la creación de cinco sedes en todo el país y no una principal en Capital Federal como sucede con el INT.
La Ley de Música nace de una necesidad de la gran mayoría de los músicos que luchan por conseguir fechas para tocar o que deben vender tanta cantidad de entradas o inclusive pagar para poder dar un show. Por otro lado está el problema de las grandes multinacionales como Sony, EMI o Universal las cuales empaquetan los productos culturales para venderlos en el mercado en desmedro del folklore de cada cultura.
El resurgimiento de la música popular y la proliferación de artistas de los más variados géneros dan cuenta de una intención por parte de la sociedad de profundizar su soberanía cultural. Quienes celebran hoy la sanción de esta ley son quienes entienden que la música es una de las más poderosas herramientas para que un pueblo se conozca, se libere y se fortalezca.

El principio


Es la historia la que nos condena,
el pasado en el que se lamenta,
el futuro quien teme.

Biología indignada,
ecología de los lamentos,
lágrimas del desamparo
en el ocaso de la lógica.

El periódico en el tacho de basura arroja sus verdades,
vaticina días grises, noches negras,
denosta la razón humana,
se amiga con el miedo y las publicidades.

El final no toca tierra,
porque el principio no cesa en su vuelo,
y la muerte araña las paredes de la noche,
cuando la luz del sol alumbra la inmensidad del cielo.

Esa luz aún no está contaminada;
los abrazos compartidos, las sonrisas regaladas,
las melodías y las pinceladas de vida,
las calles llenas de historias y de calidez.

El barrio, corazón puro
el barro, creador de anhelos
la maravilla del aire libre,
la dulzura del mate amargo.

Los vendedores de patrias,
los cazadores de sueños,
los traficantes de fe,
no pueden con las inmortales bellezas del mundo.

Y la razón humana, maltratada y despedazada
muestra que vale la pena,
porque un amigo me contó que nosotros, los porfiados,
creemos, contra toda evidencia, que fuimos mal hechos,
pero que no estamos terminados.

El abrazo de Fausto, Florencia Menendez


Gimnasia del espíritu y la inteligencia



Hay quienes piensan que el hombre nace, crece, se reproduce y muere. Este pensamiento lineal es el que sostienen muchos cuando llegan a cierta edad, lo que únicamente logra incrementar el sin-sentido de esperar pasivamente la llegada del final.
Hay otros que creen que todo se transforma y que todo final implica inevitable y felizmente otro comienzo. Encontramos amantes de la vida de este tipo en nuestra facultad varios días a la semana y en diferentes horarios: estamos hablando nada mas y nada menos que de nuestros adultos mayores que, gracias al programa UNITE, vienen expandiendo alegría y juventud desde hace mas de una década por los pasillos de nuestra casa de estudios.
Trece años se cumplieron el mes pasado desde que el entonces secretario de extensión y actual docente de la facultad, Juan Manuel González, impulsara un proyecto para abrir cursos destinados a los adultos mayores que querían estudiar. “El proyecto tenía de origen la idea de fusionar a los adultos mayores como una población mas de lo público”, afirma González. Por su parte, Jorge Tognolotti, actual director del programa y uno de los primeros docentes convocados por Movida Universitaria para participar del programa admite que no pensaba que la iniciativa iba a ser “tan fuerte en cuanto a participación, en cuanto a concurrencia y también con tal grado de compromiso”.
Aquellos 30 alumnos que cursaban 5 disciplinas pasaron hoy a ser más de 1300 que cursan más de 50 asignaturas y talleres tales como sociología, antropología, fotografía, entre otras.
Luego de la crisis del 2001 y de negociaciones con el decano Gabriel Mariotto, los docentes empezaron a ser remunerados por su labor y todos los cursos fueron declarados gratuitos. Fue entonces cuando UNITE empezó a tener autonomía y a un mayor grado de institucionalización.  Desde la concreción de ese gran paso, el número de adultos mayores, de docentes y de materias dadas empezó a crecer exponencialmente. Tanto creció que se está buscando formalizar este tipo de enseñanza a nivel nacional; así lo plantea Julio Busteros, presidente de la Asociación de Alumnos del Programa UNITE (AAPU): “Lo que nosotros pedimos es que esto, que fue la voluntad de un decanato para incorporarnos, no quede allí, que sea por ley. Porque no puede haber adultos mayores de primera, de segunda y de tercera.” En este sentido, son contadas las universidades a nivel nacional que tienen un programa gratuito para adultos mayores, razón por la que desde UNITE se están haciendo gestiones ante las Cámaras a través de la diputada nacional Adriana Puiggros con el fin de elevar un proyecto de ley para que se incluya la educación de los adultos mayores en el presupuesto universitario.
Mas allá de lo meramente académico, lo que los adultos mayores simbolizan es un cambio cultural en pleno proceso: “El viejo ya no es la maceta, a la que le pasamos un plumero y le decimos que se siente, porque acá hay una fiesta donde no tiene que opinar. Eso ya lo superamos” sostiene Busteros, para quien UNITE no se limita a lo que sucede en las aulas, sino que las actividades extra-curriculares como las charlas, los cine-debates o los cafés literarios, son también muy importantes. Lo que descubrieron nuestros adultos mayores es que tienen un lugar de pertenencia, donde sus historias de vida se juntan a charlar un rato y donde disfrutan y ejercitan lo que González llama la “gimnasia del espíritu y la inteligencia y del cuerpo y de la alegría”. Tognolotti subraya que los adultos mayores “encontraron un espacio, un lugar, amistades, a quien llamar por teléfono, encontraron un lugar social”.
Es que los adultos mayores viven activamente su vida junto a nosotros, compartiendo los mismos espacios y demostrándonos, a través de sus obras de teatro, de sus muestras fotográficas, de sus trabajos de investigación o de sus ilustraciones, que resulta mas atinado que nunca decir que lo únicos viejos aquí son los trapos.

                                                                                                                      Publicado en Inconsciente Colectivo Nº 6, Octubre 2012.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Parche sagrado

Todo es ritmo, Florencia Menendez
Desde la mismísima cuna de la humanidad,
vienen sonando los tambores,
al son de los gritos y los silencios,
al compás de la trágica comedia de los mortales.

Vibración pura, eterno sentir,
partieron del África hacia el mundo,
atravesaron océanos de lamentos,
conocieron mundos de hostilidad,

Pero nunca perdieron la alegría,
quienes perdieron sus vidas, sus brazos y su dignidad,
no dejaron que nadie les quitase aquello tan valioso,
no dejaron que nadie apagara ese fuego.

Arden los parches,
repican, cantan sus melodías ancestrales,
recorren las calles, las plazas
vagan mundos diversos,

En las Antillas son el sabor,
el baile del Altiplano,
la religión rioplatense,

Las manos sangran,
los palos trinan,
las cataratas de vida brotan desde lo profundo de la madera y el cuero.

Entonces la vida es plena,
y los males se van a otro baile,
para no volver.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Héroes del silencio/IV

Le digo que no, que deje de hacer eso, que esta mal. Que rece tres padre nuestro, dos ave María y que vuelva en paz a casa. Esa es la receta, al menos la que a mi me enseñaron.
Estar acá es algo difícil, a veces pienso en irme a vivir la vida normal que sé que podría llevar. Tengo estudios, conocí mucha gente a lo largo de vida, gente que sé que me daría trabajo enseguida. Se que podría enamorarme de alguna mujer y sacarme la duda de saber de qué se trata ese asunto. Sé todo eso y a veces me tienta quitarme la sotana y decir “Basta”. Pero no es mi modo, nunca lo fue.
Lo de Mujica fue un hito, un disparador para que muchos de nosotros nos animáramos a dejar el templo para meternos en la verdadera realidad. Fue impactante ver como se derrumbaba todo en lo que creía y se iba construyendo todo lo que creo ahora. No un Dios hombre, sino un hombre Dios. Ya no un nombre, sino un ideal de lo bueno, lo sano, lo correcto. Se trata de valores supremos que han de hacerse carne en todos nosotros. En eso creo ahora y es por eso que estoy acá desde hace tantos años.
Al principio me odiaban. La hostilidad brotaba de sus ojos y de sus cuerpos. Pensaban que venía a “civilizarlos” como ya lo habían hecho otros semi-colegas o algún que otro político. Cuando todos te fallan es difícil volver a confiar en alguien. Y así lo entendí, pero sabía que iba a ser temporal, que era una parte normal del proceso.
Hoy tengo la alegría de ser el oído y a veces los ojos de muchos que vienen a verme y a contarme lo que les pasa o lo que no les pasa y a pedirme ayuda, o un abrazo, o una caricia o una palabra de aliento. No voy a negar que sea desgastador, pero es lo que amo y no le llamo trabajo porque no me cuesta nada más que pasión hacerlo.
Elijo estar acá y llevar adelante esta vida entre almas en pena. No soy ningún mártir, ningún profeta, soy una persona común que elije mirar un poco mas allá a diario porque ya saben como dicen….después de despertarse es difícil volver a cerrar los ojos. Sigo y seguiré acá hasta que las fuerzas me den porque creo en las personas, en sus posibilidades y aquello inexplicable que hace que la vida sea a veces una hermosa pincelada en un lienzo que, por más que digan lo contrario, no se termina y no se terminará jamás. Yo no me como ese cuento. 


                                                                                                                                  Publicado en Palabra Valija Nº 3, Octubre 2012.

Héroes del Silencio/III

“Papas, porotos, zanahorias, cebolla, sal, pimienta y carnaza, con eso estamos” afirma doña Rosa, quien desde hace más de quince años es la cocinera oficial del barrio bonaerense La Margarita.
“Siempre trabaje por hora, en casas de gente que me iba conociendo gracias al boca en boca, pero con los años llegué a una edad en la que no podía limpiar ni hacer nada como antes”. Fue entonces cuando empezó a vivir íntegramente de la pensión que le había dejado su marido, a estar más cerca de la gente del barrio y a sentir más de cerca sus necesidades.
“Veía a los nenes que andaban siempre por ahí, callejeando todo el día. Después apareció el Paco y fue lo peor, entonces pensé que tenía que sacarlos de ahí a todos los que pudiera”. En su casa ubicada en las calles Esperanza y Quiroga, decidió abrir una especie de comedor en el que pudieran, en principio, almorzar los nenes y nenas de la zona.
Como en todo inicio desde cero, el camino no fue sencillo: “El primer tiempo me daban una mano el panadero y el carpintero del barrio con comida y algún que otro pesito, porque con mi pensión a penas me alcanzaba para vivir. Pero pudimos sacar adelante esto y así fue progresando”.
Los almuerzos empezaron a ser complementados con las meriendas y luego con las cenas. Todo eso gracias a la ayuda de los vecinos y vecinos de la zona y de algunas personas externas al barrio que se iban enterando de la existencia de este lugar que recientemente recibió el atinado nombre de “Pancitas felices”.
Doña Rosa besa su crucifijo y nos confiesa: “Lo mas importante para mi es que mis chiquitos tengan algo que comer, pero también que estén el mayor tiempo posible fuera de la calle…esa es mi misión en este mundo y doy gracias a Dios por permitirme hacerlo”.
- No queremos parecer impertinentes pero ¿hace mucho que renguea de esa pierna?
- Si mi cielo, hace años que vengo llevando esta enfermedad cuyo nombre ahora no me acuerdo.
- ¿Y no le conviene hacer reposo o delegar algunas tareas?
- Lo que me conviene es seguir andando, como pueda, este camino que me llena el alma y que hace que las enfermedades o cualquier otra cosa parezcan chiquitas. Eso, mis queridos jóvenes, eso es algo que no muchos entienden o que no quieren entender. Y así estamos.


                                                                                                                                   Publicado en Palabra Valija Nº 3, Octubre 2012.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Héroes del silencio/II

Le costó pero lo logró. Dejó cerebro, alma y dinero pero lo logró: Lucas entró a la universidad. No sabía bien a qué iba, pero fue.
Había visto alguna que otra película yanqui en la que se retrataba lo duro de la vida universitaria, las fraternidades, las bromas en los lockers, los amores en los bailes de graduación y la tirada al aire de sombreros en forma de T. Entró con esa idea y no tardó mas de diez segundos en darse cuenta de que, al menos acá, nada tenía que ver con lo que veía en las pantallas de la tele y el cine.
A pesar de tratarse de una universidad pública le costaba ir, juntar los pesos para pagar el bondi y algún que otro almuerzo ocasionalmente obligado. Pero con esfuerzo pudo sortearlo todo.
Su situación académica era sobresaliente. De un día para otro brotaron los compañeros/amigos con lo que podía reír, discutir y embroncanrse. Sin embargo, siempre sintió que le faltaba algo.
Desde el primer día había visto en el hall central las mesas de las agrupaciones políticas de las que siempre tendió a huir más que a escucharlas. Un día, nunca supo cómo, se halló hablando con un muchacho alto, de barba puntiaguda y sonrisa fácil que le contaba de qué se trataba lo que hacían allí, cuales eran sus ideas, sus proyectos y demáses.
Tenía sus dudas. Lo pensó un par de días, pero terminó yendo. Fue entonces cuando descubrió que la universidad es mucho más que las materias rendidas o los amigos encontrados: encontró un lugar en el que podía "hacer algo".
Desde ese pequeño lugar empezó a luchar por los derechos de los estudiantes, a proponer mejoras académicas y ayuda para los compañeros que, como bien el sabía, tenían dificultades para ir a estudiar y comenzó a salir de ese pequeño mundo para aplicar al mundo real lo que los libros le decían. Colectas de ropa, de juguetes, de alimentos; juntadas con algunos compañeros para compartir una sopa o algo caliente con gente en situación de calle; traslado de la educación que pudo recibir hacía los barrios mas carenciados y la gente realmente necesitada; jornadas artísticas en las que una nariz de payaso y una sonrisa bastaban para entretener a decenas de chicos; y lo mas importante: el saber que el calor humano es la herramienta mas efectiva para empezar a reacomodar las piezas de este desquebrajado mundo. Lucas descubrió que podía hacer algo, que era realmente útil y que podía dar tanto o más de lo que recibió en suerte.
Los no-Lucas desfilan por la mesa en la que pasa horas ideando nuevos proyectos y piensan que es un vago, que no se va a recibir nunca, que pierde su tiempo, que es una molestia, un desperdicio. No tienen idea de que ese Lucas y los otros Lucas que están en ese y en tantos otros lugares son quienes dejan cuerpo y alma para que ellos, que no hacen nada pero que molestan a los que quieren hacer, vivan mejor mañana.
Ilusos.
                                                                                                                                  Publicado en Palabra Valija Nº 3, Octubre 2012.

lunes, 29 de octubre de 2012

Héroes del silencio /I

Todos en el pueblo saben quién es Graciela: los abuelos, los padres, los nietos y hasta algún que otro afortunado bisnieto. Hace años que dejó de ser persona para convertirse en un mito urbano, pero uno bien al alcance de la mano: cualquiera que camina las calles de Villa Unión la puede ver, saludar y quedarse un rato largo hablando con ella.
De padre carpintero y madre ama de casa, Graciela creció con toda la educación que pudo recibir y fue la primera que pudo irse a la gran ciudad para estudiar algo que le diera "un buen pasar", como siempre le decían en su familia. Muchos pensaron que no volvería, pero el tiempo y el cariño hizo que regresara a casa, con su gente y, sobre todo, para su gente.
Fundó la primera escuela de la zona, fue su primera maestra y directora y realizó una campaña de alfabetización al mejor estilo Freire. Al principio fue duro, durísimo tener que presentar ese mundo nuevo lleno de números y palabras extrañas para todos los vecinitos y vecinitas. Lo siempre sencillo fue recibir y transmitir el amor de su gente, y es en realidad por esto que es tan querida: fue la segunda y casi primera madre de muchos villaunienses y les enseñó valores que fueron mucho mas allá de los manuales de lengua o los procesos orgánicos que se dan en el cuerpo humano.
Ya esta bien viejita "la seño", casi ni aparece por la escuela en la que son maestros y maestras quienes fueron sus alumnos. Todos la recuerdan y la estiman y no son pocos los niños que escucharon su historia o los viejos alumnos que van a verla a la casita en la que vive desde que volvió de la ciudad.
Una leyenda urbana, un mito, una heroína es lo que fue y será Graciela y, si bien no aparece en ningún poster y no se filmó ninguna película que cuenta su historia, el legado de "la seño", pequeña partícula del sueño de un mundo mejor, es invaluable e irreemplazable para los vecinos de Villa Unión.

                                                                                                                                   Publicado en Palabra Valija Nº 3, Octubre 2012.

                                                                                                    

miércoles, 17 de octubre de 2012

Hijo prodigo, padre iracundo


Desde lo alto de los cielos,
O lo bajo del inframundo,
El señor todopoderoso castiga
Sin palo y sin rebenque,

Como si en la vida no existiese el perdón,
Como si en la muerte no fuese posible la redención,
Azota porfiadamente a los blasfemos,
A los hijos del pecado,

Para infundir el ejemplo,
Para someter con el miedo,
Para no dejar lugar al azar,
Y envolver todo con el implacable manto de la creencia,

Su sabiduría es eterna,
Su moral incorruptible,
Su mirada, omnipresente
Pero su existencia es ideal,

Construido a imagen y semejanza del hombre,
Depositario de los valores supremos,
No es más (ni menos) que el centinela al que todos temen,
Hasta los mismos hombres que lo inventaron,

Hace varios siglos, llegó el día en el que el invento aterrorizó al creador,
Y todos le hicieron caso,
Y todos desearon ser como él
Y todos dijeron...
                                                                                                           Amén.

martes, 16 de octubre de 2012

Enemiga del silencio



Existe desde que pisamos o salimos de la tierra. Atemporal, inexplicablemente placentera, se conecta con nosotros de una forma particular e irremplazable.
Nosotros no la hacemos, ella nos hace a nosotros. Somos parte de ella y solo algunos llegan a sacarla de su interior para compartirla con el resto. Pero todos la sentimos, todos la vivimos, todos la soñamos, la amamos y la odiamos, pero la tarareamos y la cantamos. Llena los vacíos de nuestras vidas y completa algunos otros.
La venden pero no se vende, la comercializan pero no se vuelve producto, jamás. Es sentimiento puro, es anhelo y remembranza. Es viajera pero a la vez nos transporta hacia otros tiempos y otros lugares.
Es aquello que nos mueve, que nos estimula, que nos hace conocernos más y entender la vida de diferentes maneras. Es todo y es nada, es la música bendita que nos compone bandas sonoras a la medida del oído y el ritmo que cada uno de nosotros tenga.

                                                                                   Publicado en Palabra Valija Nº 3, Octubre 2012.

jueves, 4 de octubre de 2012

Heridas

Días, meses y estaciones pasaron,
Horas de televisión, hojas de diarios,
Lamentos, broncas y reclamos,

Todo pareciera haberse apagado,

Como ya pasó, como pasa,
Como...¿pasará?

El hermano, el hijo, el padre y la madre,
El amigo, el sobrino, el nieto y el primo,
Todos ellos piden justicia, incansablemente,

Y nosotros acá, viajando,
Sufriendo, lamentando,
Puteando y violentando,

Pero haciendo absolutamente nada,
Esperando que "ellos" hagan,
Que "ellos" arreglen,

Las cosas no se arreglan solas,
Si no me creen,
Sigan esperando.



miércoles, 26 de septiembre de 2012

La invención del terror


A pesar de no existir una definición precisa para determinar cuándo estamos hablando de terrorismo, lo cierto es que desde aquél día en el que dos aviones se estrellaron contras las torres gemelas se empezó a relacionar al término con todo lo proveniente de medio oriente. La Guerra Preventiva lanzada por la administración Bush, con el fin de encontrar a Bin Laden y de diezmar a los grupos y/o estados que ayudasen a los terroristas a concretar sus tareas, se tradujo en la invasión de Afganistán primero y después en la de Irak. Ni terroristas ni armas nucleares fueron halladas en suelo árabe: solo negociados con petróleo, imposición de nuevos gobiernos y un gran número de victimas civiles y ciudades destruidas.
La consecuencia de todo este proceso en el resto del globo fue la de reforzar no solo los controles fronterizos sino también los movimientos internos de las poblaciones. Distintos organismos internacionales, con el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) a la cabeza, tomaron el ejemplo del FMI y del Banco Mundial y empezaron a presionar a los países para que acepten sus sugerencias. En este sentido, la Convención Interamericana contra el Terrorismo, celebrada unos meses después del atentado de las torres, instaba a todos los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) a sancionar leyes que combatieran al terrorismo desde lo financiero y lo organizacional.
Los pedidos del GAFI fueron cumplidos por Paraguay, Chile, Honduras y la Argentina. En nuestro caso se sancionaron en la última década cuatro normas referentes a la lucha contra el terrorismo. Las dos primeras, de marzo de 2005, convalidaron la mencionada Convención Interamericana y el Convenio Internacional para la Represión de la Financiacióndel Terrorismo, votado por la ONU en 1999. Las dos últimas, fechadas de Junio de 2007 y Diciembre de 2011 y ambas conocidas como “leyes anti-teroristas”, guardan estrecha relación entre si ya que aluden a la financiación del terrorismo, al lavado de activos, al contrabando de armas y estupefacientes y a la conformación de organizaciones ilícitas que tengan como fin “aterrorizar a la población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo”.
La controversia que se generó cuando se sancionaron las últimas dos leyes anti-terroristas es la que atraviesa a la cuestión aquí, en EE. UU. O en cualquier otra parte del globo: no queda claro a qué se le llama terrorista.
Basándonos en la concepción imperante del término, en la Argentina lo podemos vincular con el atentado contra la AMIA 18 años atrás y con el de la embajada de Israel en marzo de 1992, lo cual demuestra que legislación sancionada parece no obedecer a hechos concretos que se den o tiendan a darse con cierta continuidad. Más bien parecen tener que ver con algunas potestades que tuvieron que ceder éste y los demás gobiernos que tomaron este tipo de medidas para no recibir las sanciones de los principales organismos financieros que consistirían en tildar al país de poco confiable a la hora de recibir o realizar inversiones.
El aspecto más complejo de las leyes sancionadas en 2007 y 2012 en la Argentina es que su ambigüedad puede desembocar en que se criminalice cualquier tipo de protesta, lo cual fue el foco del debate mediático que se dio a principios de este año.
No queda claro si el terrorismo se reduce a una cuestión sectaria o con fines muy específicos como se da en los casos de la ETA o Al Qaeda, o si tiene que ver con manifestaciones políticas que cualquier persona pueda llegar a tomar frente a determinados hechos que considere como injusticias. La sanción, alentada por los Estados Unidos y sus organismos adictos, de este tipo de leyes en todo Latinoamérica da cuenta de ciertos aspectos a mejorar de cara a un futuro que busca la independencia de todo tipo de imposiciones provenientes desde “el norte”, cuyas consecuencias ya sabemos cuán nefastas pueden llegar a ser.


                                                                                                                                                                                                                                                                                          Publicado en Inconsciente Colectivo Nº 5, Septiembre 2012.

Cuando el negocio es la muerte


Un enfermero que había denunciado casos de mala praxis en el hospital Dr. Claudio Zin de la localidad bonaerense de Pablo Nogués fue asesinado a principios de este mes en un episodio, al menos, confuso. Walter Navarro fue asesinado de un tiro en la axila en la puerta de su casa en lo que no pareció ser un intento de asalto, dado que los delincuentes no le robaron nada a pesar de poder haberlo hecho. Ahora bien, lejos de poder catalogarse este crimen como “uno más de los que suceden diariamente”, tal cual lo consideró el intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, este caso no pasó desapercibido dentro del frenesí de casos de inseguridad que los medios muestran continuamente.
Los antecedentes inmediatos dejan muy mal parado al mencionado intendente y al hospital pediátrico inaugurado en diciembre del año pasado. El caso de Celeste Morales, una nena de 8 años que ingresó por un quiste de grasa y que terminó sufriendo una muerte cerebral causada por un drenaje mal puesto, fue el desencadenante de una serie de inconvenientes que se suscitaron en la institución. Menos de un mes después de la muerte de la pequeña, en Junio de este año, fue agredido en el mismo lugar un grupo de periodistas de distintos medios que fue a investigar lo sucedido con Celeste junto a los familiares de las victimas de mala praxis en ese hospital y en otros de la zona.
El último incidente data de este mes y tiene como protagonista a la figura central de todo este asunto: el intendente Cariglino. Nuevamente un grupo de periodistas se hizo presente en el hospital con el objetivo de reconstruir lo sucedido en Junio. El funcionario, que supuestamente había ido a ver a un paciente, increpó a los periodistas presentes, interrumpió el proceso y tuvo un intercambio de palabras con la madre de otra niña fallecida por una mala praxis. Al pedido de justicia de la madre, Cariglino contestó: “No, a su hija tiene que fijarse usted, que la llevaba desnuda en invierno en la moto” y se retiró tan rápido como llegó.
Jesús Cariglino, de tendencia duhaldista y con simpatías mutuas con el PRO de Macri, viene gobernando el municipio de Malvinas Argentinas desde 1995 y piensa hacerlo hasta el 2015. De las decenas de causas que se le imputaron por asociación ilícita, defraudación al Estado y malversación de fondos público, la mas resonante fue la del 2004, en la que el entonces fiscal Luis Antonio Armella (hoy el juez que supervisa la no-limpieza del riachuelo) lo salvó de ir a la cárcel.
A causa del asesinato del enfermero se cristalizó una abierta confrontación entre Cariglino y el vice-gobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, gracias a la cual quedaron a la vista las diferencias existentes entre el gobierno nacional y la intendencia del partido. Curioso fue el apoyo que recibió el intendente por parte de un grupo de políticos anti-kirchneristas, con Cristian Ritondo y Diego Santilli a la cabeza, quienes emitieron un comunicado en el cual reflexionaban acerca de las supuestas actitudes del gobierno nacional afirmando que "cuando el miedo se instala se pierde la libertad y se atropella la justicia social”.
La relación entre el poder y los negociados en las distintas instituciones es un tema que siempre esta latente en el imaginario colectivo. Ya sea con la policía, la justicia, la construcción de obras o la salud pública, en muchos casos se tiene la sospecha de que algo no anda bien, de que la corrupción está o tranquilamente podría estar presente. Lo que sucede en el partido de Malvinas Argentinas con el sistema de salud, con las malas praxis, la falta de inversión o los desvíos de fondos no es muy diferente a lo que sucede con los trenes y que se hizo evidente solo gracias a las muertes de Once: mala gestión, intercambio de insultos entre políticos de corrientes opuestas, reclamos de justicia por parte de los familiares de las victimas, desinformación por parte de los medios y lentitud por parte de la justicia. Lo más sucio de la política sale a la luz con este tipo de incidentes; en este caso las relaciones entre esa ala siempre tan sospechosa del justicialismo como lo es el duhaldismo, la complicidad o el amparo de ciertos magistrados como es el caso de Armella, el silencio de los profesionales que por diversos motivos no hacen nada para evitar que las muertes se sigan sucediendo y la patotería propia de un intendente que se siente atacado como si estuviera admitiendo la responsabilidad que pesa sobre sus hombros. El resultado en todos los casos es el mismo y ya se vuelve moneda corriente: perjuicio de los pacientes, o los usuarios o cualquiera que quiera usar los servicios que, supuestamente, existen para ayudarlos.
El asesinato del enfermero Walter Navarro no debería quedar en el olvido de la misma forma que quedaron tantos otros que murieron en condiciones poco claras. No debería olvidarse, claro está, si es que se quieren empezar a cambiar las cosas que siguen sin funcionar bien, ni mucho menos.

                                                                                                                  Publicado en Inconsciente Colectivo Nº 5, Septiembre 2012.

lunes, 9 de julio de 2012

La lucha por la independencia, a fuego y sangre


"Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía"
Mariano Moreno


Abordar la cuestión de la independencia nacional, a 196 años de su declaración, implica hablar del accionar de los pueblos latinoamericanos como un todo interconectado, ya que se trató de un proceso emancipatorio a nivel continental que se fue dando simultáneamente y con objetivos similares después de mas de tres siglos de dominación colonial.
La independencia precursora en América Latina fue la de Haití, en 1804, en la que negros y pardos esclavizados lucharon contra fuerzas inglesas y hasta contra el ejército de Napoleón Bonaparte, al cual derrotaron al costo de perder media población en batalla. Esta sublevación fue una clara muestra de que las potencias del momento (Gran Bretaña y Francia) no eran invencibles, por lo que revolucionarios de la primera hora como Francisco de Miranda empezaron a pensar en que la liberación de las colonias, además de necesaria, era posible.
Durante un viaje en Europa, Simón Bolívar conoció a Miranda para quien Colombia era el nombre que debería llevar toda Sudamérica. La idea de la unidad de los territorios, que se concretaría en la conformación de la Gran Colombia, se fundaba en el pensamiento de que era necesario desplazar cualquier tipo de interés colonialista al conformar un autogobierno sólido e integrador de la diversidad de sectores que había en las convulsionadas sociedades de principio del siglo XIX. Fue este sentido el que adoptó la lucha de los libertadores: lograr la formación de un gobierno propio, independiente respecto a las potencias colonialistas, en el cual se logrará a conciliación entre españoles, criollos, mestizos, indios y negros. El mismo Bolívar abogaba por esto al proclamar: “No somos indios ni europeos, sino una especie media entre los legítimos propietarios del país y los usurpadores españoles; en suma, siendo nosotros americanos por nacimiento y nuestros derechos los de Europa, tenemos que disputar éstos a los del país y mantenernos en él contra la invasión de los invasores.”
Este fue el camino trazado también por San Martín, Artigas y O’Higgins, quienes encontraron posiciones antagónicas dentro de sus territorios de origen. De hecho, la declaración de la independencia de las Provincias Unidas de Sud América puso en evidencia la cristalización de dos posturas que también se enfrentaron en Mayo de 1810: por una parte estaban quienes proponían el gobierno de un monarca Inca y por otra quienes abogaban por la búsqueda de un príncipe europeo. Esto último da cuenta de una mentalidad cipaya que tuvo en Rivadavia a su primer representante significativo y que, con el correr del tiempo, se haría carne en personajes como Alberdi y Sarmiento: el pensamiento de que todo lo que venía de Europa era mejor.
El proyecto revolucionario tuvo sus enemigos internos y en el caso de la independencia de esta parte del globo encontró en Rivadavia un gran obstáculo.  El primer “presidente” fue quien impulsó el crédito con la Baring Brothers (una banca inglesa), el cual inauguró la constante de la deuda externa que se mantuvo hasta fines de siglo. Por otra parte, fue quien se negó a brindarle apoyo al ejército de San Martín en la guerra del Perú y quien firmó un armisticio con las Cortes españolas por lo que fue acusado de querer comprar la independencia. Decididamente adverso a los planes de los libertadores, decidió no concurrir al Congreso de Panamá (convocado por Bolivar con el objeto de buscar la unión de Hispanoamérica), a la vez que decidió firmar un Tratado de Amistad, Comercio y Navegación con Gran Bretaña, el cual abrió el país al capital extranjero y lo condenó a limitarse a la producción de materias primas agropecuarias.
José Gervasio Artigas hablaba de luchar contra los “malos europeos” y los “peores americanos”. Los primeros fueron derrotados por los patriotas luego de varias décadas e innumerables batallas; los segundos fueron los que terminaron saboteando los planes revolucionarios ya que transformaron la dominación colonial española en una dependencia económica inglesa: ya hablamos de Rivadavia, pero esta tendencia se reprodujo en la conformación misma del Estado-Nación en la que no solo se tomaron los modelos gubernamentales europeos, sino que se estableció un modelo económico dependiente de las importaciones y los créditos del país anglosajón (de ahí, el famoso “modelo agro-exportador”).
Justamente fue Inglaterra el país externo que más fogoneó el proceso emancipatorio con el fin obtener beneficios económicos. Ya desde las primeras invasiones inglesas en las costas rioplatenses se vislumbraba la idea de apoderarse de ciertos puntos estratégicos del continente como los puertos de Buenos Aires y de Montevideo, para poder acceder a las minas altoperuanas y a Chile y Perú. También aportó su diplomacia en la independencia uruguaya y apoyó la transición brasileña hacia un imperio independiente de la metrópoli portuguesa. Uno de los reveces más importantes que sufrió fue la batalla de la Vuelta de Obligado, en la que la Confederación Argentina liderada por Rosas derrotó a las fuerzas anglo-francesas que venían con intenciones de “pacificar” las relaciones entre Buenos Aires y Montevideo.
Si la influencia inglesa fue trascendental durante el periodo revolucionario, no menos importante fue la hegemonía norteamericana en esta parte del continente, principalmente durante el siglo XX. La enunciación de la llamada Doctrina Monroe, que proclamaba que “América” debía ser para “los americanos”, fue el punto de partida: desde la cesión de Méjico (en la que gran parte de este país pasó a manos de los Estados Unidos), pasando por la Guerra de Cuba, y terminando en las intervenciones e invasiones en diferentes países de Suramérica y Centroamérica, los marines y los organismos financieros internacionales (las empresas, el FMI y el Banco Mundial) se encargaron de que América, más que para los americanos, sea para los norteamericanos. Pero así como los libertadores se habían alzado contra las fuerzas invasoras, fueron muchos los revolucionarios que lucharon contra las pretensiones imperialistas de la nueva potencia de turno. Entre aquellos encontramos nombres como Emiliano Zapata, quien junto a Pancho Villa logró la independencia mejicana; Cesar Sandino, líder de la resistencia nicaragüense contra el ejército de ocupación estadounidense en Nicaragua y Ernesto “Che” Guevara, líder junto a Fidel Castro de la revolución cubana en 1959.
La lucha dada por los libertadores del siglo XIX y por revolucionarios del siglo XX es una lucha que sigue en pie, quizás mas viva que nunca, por lograr una autentica independencia continental. Esto no significa cortar todo tipo de relaciones con el exterior, “aislarse del mundo” como dicen despectivamente desde ciertos sectores, sino que implica reforzar los lazos políticos, económicos e identitarios entre los países de la región. Reivindicar un mestizaje cultural que, a su vez, conforma una identidad propia, ni europea ni norteamericana, sino latinoamericana. Si la actual crisis político-económica que azota a Europa y a los Estados Unidos se hace sentir levemente en la región, es porque las políticas tomadas de un tiempo a esta parte por los distintos gobiernos apuntan a lo mismo: dejar de mirar para afuera y centrarse en lo que pasa adentro. Y “adentro” no significa la Argentina, Bolivia, Venezuela o Ecuador aisladamente, sino que “adentro” alude al conjunto de países que sigue luchando codo a codo en base a aquél ideario de “Patria Grande” con el que soñaron quienes marcaron a sangre y fuego el destino de estas tierras.


                                                                                                                           Publicado en Inconsciente Colectivo Nº 3, Julio 2012.